UN FILÓSOFO, UN HISTORIADOR, UN GEÓGRAFO... TODOS


Me comentaba un querido amigo de la Facultad que si bien la reflexión que hice respecto de "No más filósofos en la Facultad" es cierta hay algo en mi tono que hace reactivo el comentario. No es así, lo que quisiera dejar asentado es que a lo largo de mi carrera en la Facultad he podido comprobar los grandes esfuerzos que cada administración ha hecho para poder desarrollar proyectos interdisciplinarios, y que para ello se requiere no de éste o aquél historiador, no de éste o aquél filósofo o literato, no de éste o aquél pedagogo o geógrafo. Para llevar a buen destino todos los esfuerzos se requiere del concurso de todos nosotros, de todos aquellos que están comprometidos con las humanidades, y sobre todo, con los alumnos. Son ellos los que nos deben de importar por encima de todas las disputas y todos los sectarismos que se puedan dar. Son ellos por los que existe la Facultad y por quienes puede sobrevivir las humanidades. Así que no, no es cierto que se requiera de un filósofo para dirigir la Facultad, se requiere de compromiso, de absoluto compromiso. De propuestas viables, razonadas y consensuadas, de lograr que todos caminemos sobre un mismo objetivo aún cuando cada cual trabaje en su propio territorio. Ya lo he dicho muchas veces: "La Facultad de Filosofía y Letras camina esté quien esté en la Dirección". Esto es cierto, pero creo que caminaría mejor si quien dirija la Facultad uniera esos valiosísimos esfuerzos en un proyecto común.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Filósofo:
Me parece muy bien que tengas en cuenta a todos los que formamos parte de la Facultad, la única pregunta es si mañana, si llegas a la dirección, ¿recordardarás los compromisos a los que hoy estás contrayendo?
Me gustaría que encontraran un mecanismo para que cualquiera que llegara a la dirección se comprometiera a cumplir con sus compromisos y no como siempre se ha hecho: para los amigos, para los amigos y sólo para los amigos

Anónimo dijo...

Apoyo la moción del Anónimo, creo que tú puedes hacer que se firme un acuerdo con los candidatos para que se cumplan algunos compromisos mínimos que todos esperamos de Ustedes.
Otro Anónimo

Anónimo dijo...

Pues a mi me han dicho que ya está dada la dirección, que sólo van de rellenos y que todo esto es pura mentira

Anónimo dijo...

Y los alumnos qué? k onda con nosotros?

Alberto Constante dijo...

Estimado anónimo:
Bueno, supongo que alguno de los cuatro que escribieron. Sí, el del relleno.
Pues como dicen, si sabes algo dímelo, porque yo te puedo decir, y aquí, en público, que estoy participando honestamente, con mis fuerzas y mis convicciones. No creo que sea relleno de nadie y creo que difícilmente en la Facultad alguien se prestaría para semejante cuestión. Yo, al menos, no, nunca.
No obstante, aprecio tus comentarios. Gracias

Alberto Constante dijo...

Al anónimo del los alumnos:
Me dirijo a ti compañero, porque eres justo la razón de ser de esta campaña, de mis aspiraciones, de mi intento por llegar a la dirección de la Facultad e intentar ofrecer otros rumbos. Sé que hay muchos profesores como yo que queremos dar otro enfoque, otro camino y ampliar el horizonte. Más en estos tiempos de crisis. No tengo más que mi Plan de trabajo, mis deseos, y mi fuerza y la de algunos compañeros míos que quieren acompañarme en esta aventura. Ahí, en el Plan, están mis compromisos.

Alfredo R. I. dijo...

Mi estimado Alberto:

Creo que la cosa va por buen camino. Esta entrada de tu blog, en particular, me hace reflexionar sobre la ausencia casi total de trabajo colegiado que existe en la facultad: las reuniones son de grupos, las decisiones se toman en cualquier parte, el trabajo se individualiza o se atomiza, ya sea por envidias, o por miedo a "perder la genialidad ante el embate del plagio", y qué sé yo cuántas zarandajas más.

No digo, empero, que no haya trabajo de equipo: alguno que otro seminario y/o proyecto apela, realmente, a la adición, a eso que llamamos inter/trans/multidisciplina y que, si la abordamos más allá del mundo del pegote académico que-da-puntos, nos puede resultar en extremo benéfica.

La cuestión aquí es ¿cómo impulsar el trabajo de todos, más allá de esos "todos" que se dedican a "unos cuantos"? Con trabajo, cierto; con dedicación, también; sin embargo, quienes apostamos por hacer algo distinto realmente requerimos una ventana para materializar los proyectos. De ahí que, como mencionaba al inicio de este comentario, vea que tu proyecto camina bien y no sólo es viable, sino que debe (subrayado) ser viable.

Te mando un abrazo, ánimo con esta campaña, y confiemos en que saldrá avante.

greenjackets dijo...

Lo más importante es que las propuestas de trabajo sean buenas y se cumplan. No importa si es historiador o filósofo.

El Moro dijo...

Quiero hacer destacar en este espacio la importancia que tiene hacer conciencia al personal académico de su papel en la institución: se trata de servidores públicos. Uno de los puntos de mayor queja es el rídiculo veddetismo en contraste con las exigencias administrativas, donde los tutores y lectores se pasan haciendo trabajos por fuera de la facultad desatendiendo principalmente sus obligaciones para con la facultad -y sus alumnos-; ademàs de la restrictiva mobilidad que necesariamente se presenta en una facultad donde se fomenta el espìritu de investigaciòn, y todo esto por el mentado veddetismo de algunos maestros que no han entendido que su funciòn es de servicio público y no de alumbrados, gurùs o guìas esperituales.
Ante este pseuchamanismo -que les ha dejado buenos dividendos a algunos académicos- serìa pertinente instrumentar jurìdicamente exigencias a los miembros de comitès académicos y ciertos derechos y facilidades a los tesistas de consolidar sus investigaciones sin miedos "politico-académicos".
Un factor de desarrollo de la investigación en el primer mundo es la libertad de catedra tanto del lado del profesor como del lado de la elecciòn estudiantil. Y eso tambièn aplica a la investigación: en la libertad de temas, de elecciòn de comitès, de cambios, y de compromiso màs allà del nivel personal y profesional -se trata de hacerlo institucional-.

El Moro dijo...

Aunque estemos en el pínaculo nacional de la lectura aún parecen presentarse resistencias de carácter reaccionario en la participación de la toma de decisiones. Esto último implica una evasión de la responsabilidad que como miembros de la comunidad de FFyL tenemos todos (profesores, directivos, administrativos, trabajadores sindicalizados y de confianza, alumnos de todos los grados y colegios).
Lo anterior lo menciono por los rumores que podemos palpar en los comentarios acerca de una elección dada. Lo mas lamentable de dicho rumor no es la opacidad de los mecanismos de elección sino la actitud lastimosa de un "dejarse": dejarse controlar, dejarse mandar, dejarse elegir...lo pero pues es no votar.
Si existen mecanismo hay que agotarlos, si existen posibilidades hay que realizarlas, si existen proyectos hay que trabajarlos, si existen rumores hay que confirmarlos. Si votamos por un proyecto, si compremetemos a los candidatos todos por un proyecto estaremos los miembros de la comunidad ejerciendo un derecho y no solicitando un favor o venia. Por eso es importanbte hacer valer la propia opinión expresandola en los medios disponibles y sobre todo en EL VOTO DEL JUEVES 5 DE FEBRERO.
Sí, aquí hasta hoy que escribo estas líneas, ha sido el único espacio de expresión para lograr hacerse oír a un contendiente a la dirección. Me pregunto y pregunto a quien me lea ¿qué otro candidato ha abierto el dialogo con la comunidad? ¿No es eso un punto importante en la gestión de una sociedad tan diversa como lo es nuestra facultad? Acaso ¿vamos a dejarnos manipular por meros rumores que no tienen ninguna confirmaciòn? La única manera de no dejarnos es votar, la unica manera de confirmar el rumor es votar; y como la disponibilidad al dialogo no es una promesa sino un hecho aquí palpable, invito a quien me lea a votar el jueves 5 de febrero por el Dr. Constante haciendo caso omiso a rumores que lo único que buscan es desactivar la participacón de nuestra comunidad. Y si expreso mi preferencia es porque ademàs de que es el ùnico medio para hacerlo -pues ningún otro candidato ha tomado la iniciativa de interactuar con la comunidad- es precisamente porque aquí se presenta un proyecto a la luz de la comunidad y se abre a la opinión y a la crìtica abierta y anónima.

Alberto Constante dijo...

Mil gracias por sus comentarios, claro que son cosas que debemos reflexionar, importantísimo. Es tiempo de cerrar filas, de crecer. Tenemos que pedir el compromiso de todos, de estudiante, de trabajadores y, muy especialmente de los profesores. Tengo la profunda convicción que el ser se transmite por la ejemplaridad. Somos lo que actuamos. Hoy estaba comentando con una profesora de la Facultad sobre los candidatos. Le pedí que no habláramos mal de ninguno, no por alguna razón política, sino porque somos todos compañeros de años. Esta contienda es por un puesto, no por la vida. Los contendientes son amigos míos, respetables todos. Yo me comprometo a ser un fiel adversario. Un amigo siempre. Igual con todos ustedes. Creo que podemos construir una Facultad mejor, nos lo merecemos.