EL RECTOR


Hoy tuve mi entrevista con el Rector de la UNAM, en el proceso para la dirección de la Facultad de Filosofía y Letras. Muy impresionante. Lo conocí hace cuatro años cuando aspiré a la dirección de la Facultad, se acordaba de esa escena, de ese instante otro, de hace cuatro años. Y no fue retórica, sino fehacientemente me señaló un punto en el que constaté que ahí habíamos estado. Todo esto es como un revival, una otra escena en donde me vi con él pero en otro espacio, en otro tiempo, en otro instante, en otra situación. A veces creo que las cosas se suceden de manera tan extraña que no puedo más que aceptar el azar, y no la causalidad, de las cosas y de las palabras que gestan nuestro vivir: el discurso, la trama de las cosas dichas. Podría decir que el interés que mantengo, respecto del discurso, no está dirigido tanto a la estructura lingüística que hace posible tal o cual serie de enunciaciones sino al hecho de que nosotros vivimos en un mundo en el cual ha habido cosas dichas. Estas cosas dichas, en su realidad misma de cosas dichas, no son, como tenemos demasiada tendencia a pensarlo a veces, como dice Foucault, "una suerte de viento que pasa sin dejar huellas"; ellas subsisten, y nosotros vivimos en un mundo que está todo tramado, todo entrelazado de discurso, esto es, de enunciados que han sido efectivamente pronunciados, de cosas que han sido dichas, de afirmaciones, interrogaciones, discusiones, de palabras que han significado y han sido dichas, etc. y que se han ido sucediendo. En esa medida, no se puede disociar el mundo histórico en el cual vivimos de todos los elementos discursivos que han habitado este mundo y lo habitan aún: entonces ahí estamos el Rector de la UNAM y yo, en una escena única, en un mundo en el que se dijeron cosas y que quedan ahí, como cosas dichas.
Muy impresionante, no lo sé, si el hombre o la investidura, la persona o lo que simboliza. Creo que ambos, creo que está dentro el uno del otro. Finalmente no puedo decir que con esto acaba la historia, no, uno compite para "ganar", no para competir. Y eso es lo que quiero: ganar la dirección de mi Facultad, de la de todos los que hemos construido esos espacios y esos símbolos en los que nos vemos, nos reconocemos, somos. Quiero ser el director de esa gran Facultad, llena de cosas dichas, de cosas que efectivamente se dijeron y que están en los pasillos, en sus aulas, en cada uno de esos rincones en los que nos reconocemos. Es ahí donde quiero ganar mi voluntad de servir a mis alumnos, a mis compañeros, a todos con quienes he compartido lo que soy, un profesor, un honesto profesor.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

toda una experiencia... seguro que saldrás en la terna. Mucha suerte.

Alberto Constante dijo...

Hombre, lo ansío como nada, pero también estoy preparado para no salir en la terna. Este es un aprendizaje y no importa, creo que aquí sí es la experiencia lo importante. Bueno, pero si la divina Junta lo decide, caray, pues no le hace uno el feo ¿no?

Anónimo dijo...

hey men, sí que eres chido, la neta me gustas para el director de esta chidísima fac.

Alfredo R. I. dijo...

Lo que anotas sobre la trascendencia de los discursos, el tramado que a partir de ellos se genera, la estructuración de los espacios cotidianos... vaya, da para mucho, muchísimo que hablar. No obstante, lo dejaré para otra ocasión y, por ahora, me quedaré con lo último que mencionas: se compite para ganar. Muy cierto. Y se compite con honestidad, lo cual es, en tu caso, también muy cierto. Veremos cómo se mueven los hilos y, aunque suene un tanto repetitivo, de verdad espero que ganes, que así ganemos todos, y que el proceso sea lo mejor posible. Ya mero, ya mero...

Te mando un abrazo.

Anónimo dijo...

Me gustó tu blog, me emocionó lo que escribes, me hizo sentir el orgullo de ser univeristario, ¿por qué los demás no hicieron lo mismo? Ánimo, que seas el director

Anónimo dijo...

puro palero!

Alberto Constante dijo...

Buenísimo el del "Puro palero" me encantó, gracias.

Anónimo dijo...

Alberto,
Me deleita leerte, me anima sentirme envuelta y contagiada por tu discurso!! Que diera nuestro país y la Universidad misma por tener cerebros y voluntades como la tuya.
Claro que mereces estar en la terna!!!!
Esperaremos...

{Ecce Lupzodia} dijo...

Soñé alguna vez con hacer un intercambio de estudios llendo a la Facultad de Filosofía de la UNAM. Ojalá se me permita, y sino, espero poder no sólo ser una buena profesora en mi alma matter, sino también en la UNAM, y por qué no, hacer una conferencia. Saludos desde Lima de una semillafilosófica deseosa por llamarse colega suya algún día 8)

Desde que llegué a su blog, muchos sentimientos encontrados y pensamientos, ideas que nacieron gracias a usted. Gracias.

Alberto Constante dijo...

Ecce Lupzodia: No sé si volverás a ver este blog y esta entrada específicamente. Mil gracias por tu comentario, supongo que sí, que en algún momento nos encontraremos. Si hay algo en lo que te pueda ayudar me encantaría.
Un saludo